El Tribunal de Cuentas investiga si los 2,2 millones de la fianza de Mas proceden de subvenciones públicas


El Tribunal de Cuentas investiga si los 2,2 millones de la fianza de Mas proceden de subvenciones públicas
Portada de EL PAÍS  /  José Antonio Hernández

El Tribunal de Cuentas va a investigar de dónde provienen los 2,2 millones de euros que ha aportado la Asamblea Nacional de Cataluña (ANC) para satisfacer una parte de la fianza de casi 5,3 millones que reclama el órgano fiscalizador al expresidente catalán Artur Mas y otros altos cargos por los pagos con dinero público de la consulta del 9 de noviembre de 2014. 

Los 2,2 millones han sido aportados por la ANC a través de la llamada "caja de solidaridad". Esta entidad soberanista tiene la cuenta corriente con el dinero recaudado entre los simpatizantes del independentismo en la entidad financiera del Colegio de Ingenieros de Caminos de Cataluña, según fuentes jurídicas. El Tribunal de Cuentas tiene indicios de que la ANC ha recibido fuertes sumas de dinero en subvenciones de la Generalitat durante el Gobierno de Artur Mas, por lo que su intención es indagar si hay alguna conexión entre esas subvenciones públicas y el dinero que ha hecho llegar ahora la citada asociación como pago parcial de la fianza.

El Tribunal de Cuentas tiene indicios de que la ANC ha recibido fuertes sumas de dinero en subvenciones de la Generalitat

También va a investigar el órgano fiscalizador si la ANC ha declarado al fisco esos 2,2 millones y pagado los oportunos impuestos. Ya que, aunque se trate de una donación a Mas y los demás implicados, ese dinero también está sujeto a tributación, sostienen los citados medios. El presidente de la ANC es Jordi Sánchez, quien está encarcelado en Soto del Real (Madrid) por sedición desde el pasado lunes junto Jordi Cuixart, presidente de la asociación Òmnium. Ambos están acusados de promover las algaradas callejeras de los pasados 20 y 21 de septiembre frente a la Consejería de Economía de Cataluña.

Tras conocer Mas el pasado 25 de septiembre que el Tribunal de Cuentas le pedía casi 5,3 millones como fianza por el 9-N (a él y a otros cargos de su Gobierno, entre ellos tres consejeros y varios funcionarios públicos, supervisores), el expresidente pidió públicamente a sus simpatizantes que hicieran una colecta para afrontar ese pago alegando que no disponía del mismo. Y, supuestamente, los 2,2 millones ya entregados son fruto de esa colecta. El tribunal dio un plazo de 15 días (hábiles) a todos los implicados para que afianzasen los 5,3 millones. Y si no lo hacían, les advirtió de que les embargaría sus cuentas y patrimonio hasta completar esa suma. Los gastos indebidamente destinados por la Generalitat al 9-N fueron de 4,8 millones, cantidad a la que el tribunal acumuló otros 400.000 en concepto de intereses.

El plazo para el pago de la fianza expiraba esta semana. La defensa de Mas entregó esta mañana un escrito al tribunal en el que da cuenta de la entrega de esos 2,2 millones y solicita que le aplace durante otros 15 días el pago del dinero restante. En su escrito, Mas indica que los 2,2 millones son para satisfacer su parte de responsabilidad y las de los otros investigados; y cita, en concreto, los nombres de sus exconsejeros Joana Ortega e Irene Rigau, pero obvia el nombre de Francesc Homs, exvicepresidente y portavoz de su Gobierno, y los del resto de afectados.

El tribunal fiscalizador otorgará otros 15 días de plazo para que el expresidente y los demás implicados  abonen los 3,1 millones que faltan

El pago de los 5,3 millones es solidario; es decir, con independencia de la cuota correspondiente a cada uno de los implicados (Mas debe responder del importe total del dinero), el tribunal tiene la facultad de actuar contra cualquiera de ellos que disponga del dinero que falta. Si uno no tiene, dinero, los otros deben ponérselo con independencia de que luego se lo reclamen por otras vías.

Según fuentes jurídicas, lo previsible es que el Tribunal de Cuentas otorgue a Mas otros 15 días para pagar el dinero que resta, como se suele hacer en otros casos. No obstante, si pasados esos nuevos 15 días no llega al tribunal el resto del dinero, este indagará las cuentas de todos los afectados y embargará la primera en la que encuentre el dinero que falta. La defensa de Mas ha avanzado al tribunal que el resto del dinero lo afianzará mediante otro tipo de garantías, que no se especifican. El Tribunal de Cuentas las analizará, en su caso, y dictaminará si sirven como aval de la fianza.



Original Article: https://elpais.com/politica/2017/10/17/actualidad/1508260464_099607.html#?ref=rss&format=simple&link=link

Comentarios