Planeta aboga por reformar la Constitución para solucionar el conflicto catalán


Planeta aboga por reformar la Constitución para solucionar el conflicto catalán
Portada de EL PAÍS  /  Carles Geli, Lluís Pellicer

El presidente del grupo Planeta, José Creuheras, ha abogado este sábado por la reforma de la Constitución como salida al conflicto de Cataluña. "Hoy creo que hay un acuerdo sobre la posible creación de una comisión que pueda revisar la Constitución, y eso abre una vía al diálogo. Apelo a los políticos a que sigan esa vía, que hace unos meses era impensable. Creo que es un camino que se debe explorar y nos puede llevar a la solución del conflicto", ha afirmado Creuheras en la presentación del 66º Premio Planeta. La compañía trasladó hace dos días la sede social y fiscal a Madrid, después de que el presidente la Generalitat declarara la independencia en el Parlament par inmediatamente suspenderla. 

Creuheras ha afirmado que la "decisión" de llevarse la sede a Madrid ha sido "dolorosa". "Nos sentimos parte de Cataluña, España y Europa" y la ha justificado en la necesidad de la compañía de contar con "marcos estables, jurídicos y económicos, y reglas claras". "Por eso, para preservar los accionistas, colaboradores, autores, y el proyecto empresarial, ante la inseguridad jurídica hemos decidido trasladar el domicilio social", ha añadido Creuheras, quien ha recordado que Planeta puso "un granito de arena" para que Barcelona sea "considerada capital mundial de la edición en lengua castellana".

Creuheras ha hecho esa "breve referencia" a la situación política en la rueda de prensa de presentación del Premio, que se otorgará mañana en Barcelona. Este año Planeta ha recibido 634 candidaturas al premio, de cuyo ganador el año pasado se vendieron 42,5 millones de ejemplares. A la ceremonia -el año pasado presidida por el Rey y Puigdemont- este año acudirán, de momento, la presidenta del Congreso, Ana Pastor, y el consejero de Empresa y Conocimiento, Santi Vila. Creuheras ha sostenido que a pesar de que "el centro de decisión se ha trasladado a Madrid", los centros de trabajo seguirán donde están ahora para ayudar a "los colaboradores". El presidente del séptimo grupo editorial mundial ha pedido, además, encauzar el conflicto a través del diálogo y con respeto a la ley en la comisión de reforma de la Constitución.

El galardón seguirá en Barcelona

"Vivimos en una sociedad democrática, madura y con una democracia fuerte. Y esa democracia fuerte debe ser la base para resolver este conflicto. Y se debe resolver desde el diálogo con respeto a la ley. Hoy creo que hay un acuerdo sobre la posible creación de una comisión que pueda revisar la Constitución", ha afirmado Creuheras, quien ha añadido: "Ese acuerdo abre una vía al diálogo. Apelo a los políticos a que sigan esa vía, que hace unos meses parecía impensable. Es un camino que se debe explorar y nos puede llevar a la solución del conflicto". Creuheras también ha sostenido que, pese al cambio de sede, el galardón seguirá entregándose en la capital catalana. "Nuestra intención es seguir celebrándolo en Barcelona", ha asegurado el presidente de Planeta.

El Consejo de Administración del grupo acordó el pasado lunes trasladar su sede social a Madrid si el martes el presidente de la Generalitat, Carles Puigdemont, llevaba al Parlament una declaración de indepedencia. Tras el discurso de Puigdemont, la corporación decidió seguir adelante con sus planes. Fuentes del grupo aseguraron que la suspensión temporal formulada por el presidentno les bastaba, por lo que explicaron que en cuestión de días se activarían todos los procedimientos para trasladar el domicilio social del grupo. .

Planeta ya dijo entonces que el traslado no supondría el movimiento de sus empleados, ya que cuenta con varias sedes operativas en varias ciudades de España. De esos movimientos ya había avisado en 2012, justo en los comienzos del proceso soberanista, el entonces presidente del grupo, José Manuel Lara Bosch, sucesor de José Manuel Lara Hernández, fundador del primer grupo editorial español. "Se lo decía al presidente [de la Generalitat, entonces Artur Mas]. Yo lo tengo más fácil que nadie. No hay ningún negocio editorial que tenga su sede en un país extranjero que hable otro idioma. Es absurdo. La sede se tendría que ir a Zaragoza, Madrid o Cuenca", afirmó con rotundidad Lara Bosch. Al tomar posesión del cargo, Creuheras ratificó esa decisión.



Original Article: https://elpais.com/ccaa/2017/10/14/catalunya/1507978042_529797.html#?ref=rss&format=simple&link=link

Comentarios