Interior eleva la seguridad antiterrorista tras la derrota del Estado islámico en Irak


Interior eleva la seguridad antiterrorista tras la derrota del Estado islámico en Irak
España // elmundo  /  FERNANDO LÁZARO

El ministro del Interior, Juan Ignacio Zoido, ayer en el Senado.
El ministro del Interior, Juan Ignacio Zoido, ayer en el Senado. Kiko HuescaEFE

Los responsables de la lucha antiterrorista en España están en creciente tensión. La temporada navideña es siempre de alto riesgo ante la amenaza terrorista del Estado Islámico (IS, en sus siglas en inglés). Pero este año se han sumado dos factores más: el periodo electoral catalán y la anunciada derrota de Daesh en Irak. Por eso, el Ministerio del Interior ha decidido incrementar la seguridad en puntos estratégicos del Estado y en zonas turísticas.

La comisión que evalúa los riesgos terroristas en España sigue sosteniendo que no hay que elevar el nivel de alerta de cuatro a cinco, que sería el máximo. Pero semana tras semana se reafirma que el nivel que debe permanecer es el cuatro, en su graduación más alta. Esto significa que España sigue siendo objetivo terrorista y no está exenta de un atentado.

Interior ha convocado ya una nueva reunión del pacto antiyihadista para el próximo 27 de diciembre. Además de aportar datos sobre los atentados de Cataluña, se pretende plantear nuevas iniciativas contra el Estado Islámico, fundamentalmente para evitar descoordinaciones.

Pese a que todos aplauden la victoria contra el IS en Irak, los expertos alertan de que esa victoria puede tener efectos colaterales en Europa. Primero, recuerdan que España está participando (con más de 300 militares) en la campaña internacional de apoyo a las fuerzas iraquíes en la guerra contra Estado Islámico. Este hecho convierte a España en otra de las prioridades de los terroristas. Además, en territorio de guerra -tanto en Irak como en Siria- han participado junto al IS terroristas que se han desplazado desde España. El temor es que, cuanto más evidente sea la derrota del IS en territorio de guerra, más aumentan el riesgo de que actúen en Europa para tratar de demostrar a los suyos fortaleza. El temor a los «retornados» aumenta.

Además, la complicada situación política en Cataluña es otra de las grandes preocupaciones de los especialistas contra el terror. Cataluña es, junto a Ceuta y Melilla, la zona de España con mayor implantación del mundo radical yihadista. Este hecho, sumado a la distorsión en el plano de la seguridad que se vive tras el 1-O, complica aún más el despliegue antiterrorista. Para evitar el referéndum ilegal, el Ministerio del Interior desplegó el mayor contingente policial de la democracia. Conforme pasan las semanas, la cifra de efectivos de la Policía y de la Guardia Civil se ha visto reducida.

Aún así, hay una parte importante de unidades antidisturbios, desplazadas desde el resto de España y asentadas en Cataluña, al menos hasta que se celebren las elecciones del 21 de diciembre. Esto supone que hay otras zonas donde el número de efectivos especializados en seguridad ciudadana para concretar el operativo del nivel 4 antiterrorista se ha visto reducido y su capacidad de vigilancia, algo mermada. Por estos motivos, desde Interior han optado por reforzar en la medida de lo posible la vigilancia en zonas estratégicas para el funcionamiento esencial del Estado y en zonas de principal afluencia de gente.

Además, el intento de atentado en Nueva York perpetrado presuntamente por un lobo solitario, que se autoadiestró por Internet en el manejo de explosivos, tiene nacionalidad: de Bangladesh. La Policía dio un golpe muy relevante al IS en septiembre, pese a que se trató como una detención más. Capturó en Mérida (Badajoz) a un hombre por su presunta integración en el aparato tecnológico de I+D+I del IS, para el que buscaba drones y otro material, además de participar en la financiación la organización terrorista. También de Bangladesh.



Original Article: http://www.elmundo.es/espana/2017/12/13/5a303733268e3e8c5f8b4634.html

Comentarios